La Iglesia de Cristo

La Falta de Fe

parar el tocador de musica de abajo para escuchar el sermon

“La Falta de Fe”

882 total views, 2 views today

La Providencia de Dios- 4 Dias Tarde

parar el tocador de musica de abajo para escuchar el Sermon

“La Providencia de Dios – 4 Dias Tarde” – Elias Rodriguez

672 total views, no views today

Las Interrogantes en tiempos de Desastres.

Tema: Desastres Incontrolables
Intro.
     A) Debido a lo sucedido:

                1) Tornado en Moore, OK, 24 muertos en Mayo 20, 2013
                2) Tornado en OkC, 9 muertos y 100 heridos, Mayo 31, 2013
                3) Bomberos mueren Intentando parar las llamas de un Hotel, 4 muertos, Mayo 31, 2013

     B) Propósito: En cada desastre natural hay interrogantes que abruman a la vida del ser humano y que deben ser respondidas para restaurar la fe en Dios o confirmar la Fe en Él.

Titulo: Las Interrogantes en tiempos de Desastres.

I. ¿Y Dios?

     A) La Biblia enseña que Dios reina sobre las naciones desde Su santo trono en el cielo (Salmo 47:8; Isaías 6:1, 66:1; Hebreos 4:16).
                1)  Aunque sabemos que la presencia de Dios está de alguna forma únicamente en el cielo, las enseñanzas de la Escritura también dejan en claro que Dios es omnipresente (presente en todas partes y en todo tiempo).
                2) Desde el principio de la Escritura, vemos que la presencia de Dios se movía sobre la tierra, incluso cuando aún estaba desordenada y vacía (Génesis 1:2). Dios llenaba el mundo con Su creación, y Su presencia y gloria continúan habitando toda la tierra (Números 14:21).

     B) Hay muchos ejemplos a través de la Escritura de la presencia de Dios moviéndose sobre la tierra, interactuando con Su creación (Génesis 3:8; Deuteronomio 23:14; Éxodo 3:2; 1 Reyes 19:11-18; Lucas 1:35; Hechos 16:7).
                1)  Hebreos 4:13 dice, “Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.”
                2)  Jeremías 23:24 exclama, “¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?”
                3) El Salmo 139 es un asombroso estudio sobre la omnipresencia de Dios.

II. ¿Por qué Dios lo permitió?

     A) Dios creó toda la tierra y las leyes naturales (Genesis 1:1)
                1) Muchos de los desastres son causados por la obra natural de estas leyes.
                     a. Los Huracanes y los Tornados se forman por las diferentes y los variados climas que produce la tierra. Al momento de un choque de tan grande diversidad de clima, es cuando empieza a formarse los huracanes y/o los Tornados.
                     b. Los Terremotos son causados cuando se reacomodan las placas tectónica y causan movimiento en la tierra.
                     c. Los Sismos son Terremotos causados en el mar.

     B) Jesucristo tiene todo control y dominio en este mundo (Col. 1:16-17)
                1) ¿Hubiera podido Dios prevenir el desastre natural? ¡Absolutamente! ¡Él tiene todo control!
                2) Vemos que Dios puede, si quiere, manejar el clima como Él guste (Deut.11:17, Sant. 5:17, Num. 16:30)
                3) Dios aun tiene TODO poder y puede hacer lo que Él quiera, más sin embargo,  estamos seguros de lo siguiente: NO todo desastre natural  es parte de Dios como señal de su castigo hacia ciertas personas, cierta región o país.
                4) Dios ha enviado a su hijo Jesucristo para hablarnos, enseñarnos y exhortarnos (Heb. 1:1-2). Tenemos disciplina de Dios, a través de las escrituras y su juicio será a través de lo escrito en la Biblia (Juan 12:48).

     C) Dios ha dejado que las leyes naturales sigan su curso tal como deja que el hombre malvado actúe de forma malvada.
                1) Pero aun existe el ¿Por qué?

     D)¡Dios es bueno! Hay muchos milagros asombrosos, que ocurren durante el proceso de desastres naturales –evitando una mayor pérdida de vidas.
                1) Los desastres naturales causan que millones de personas reevalúen sus prioridades en la vida.
                2) Cientos de millones de dólares en ayuda son enviados para auxiliar a la gente que está sufriendo. Los ministerios cristianos tienen la oportunidad de ayudar, ministrar, aconsejar, orar – y guiar a la gente a la fe salvadora en Cristo.
                3) Dios puede, y lo hace, traer grandes bienes de terribles tragedias (Romanos 8:28).

III. ¿Dónde está Dios cuando Sufrimos?

     A) Parece que deseamos saber la respuesta a esta pregunta, más que nada cuando nos enfrentamos a problemas dolorosos y ataques de dudas.
                1) Aún Jesús, durante Su crucifixión preguntó, “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo 27:46).
                                a. Para los espectadores de la época, así como para aquellos que leen la historia por primera vez, parece que Dios sí abandonó a Jesús, así que obviamente, concluimos que Él también nos abandonará a nosotros en nuestros momentos más oscuros.
                                b. Sin embargo, si continuamos observando los acontecimientos que tuvieron lugar después de la crucifixión, se revela la verdad de que nada puede separarnos del amor de Dios, ni siquiera la muerte (Romanos 8:37-39).
                                c. Después que Jesús fue crucificado, Él fue glorificado (1 Pedro 1:21; Marcos 16:6, 19; Romanos 4:24-25).
      B) De este ejemplo únicamente, podemos estar seguros de que aún cuando NO sintamos la presencia de Dios en medio de nuestro dolor, aún así podemos creer en Su promesa de que Él nunca nos desamparará ni nos dejará (Hebreos 13:5).
                1) Joni Erickson Tada dijo, “A veces Dios permite lo que aborrece, para llevar a cabo lo que Él ama.”

                2) Permitir no es Aprobar!
                                a. Dios permitió que Adán y Eva comieran del fruto prohibido, pero no lo aprobó.

     C) Ponemos nuestra confianza en el hecho de que Dios no miente, Él nunca cambia, y Su Palabra permanece veraz para siempre (Números 23:19; 1 Samuel 15:29; Salmo 110:4; Malaquías 3:6; Hebreos 7:21; 13:8; Santiago 1:17 y 1 Pedro 1:25).
                1) Nosotros no nos desanimamos con las dolorosas circunstancias, porque vivimos por la fe en cada palabra que procede de la boca de Dios, no poniendo nuestra esperanza en lo que se ve o percibe.  
                2) Confiamos en Dios, en que estas leves tribulaciones momentáneas están logrando para nosotros una gloria eterna que excede por mucho a todo el sufrimiento que podamos soportar en este mundo. Así que, ponemos nuestros ojos, no en lo que se ve, sino en lo que no se ve, porque sabemos y creemos que lo que se ve es temporal, pero lo que no se ve es eterno (2 Corintios 4:16-18; 5:7).
     D) También confiamos en la Palabra de Dios, la cual dice que Él está haciendo constantemente que las cosas funcionen conjuntamente para el bien de aquellos que lo aman y han sido llamados de acuerdo a Su propósito (Romanos 8:28).
                1) Aún cuando no siempre vemos el buen fin para el cual Dios está llevando a cabo las cosas, podemos estar seguros de que llegará el momento cuando entendamos y veamos todo con más claridad.
                2) Nuestras vidas son como un tapiz. Si miras el reverso del tapiz, todo lo que verás será un revoltijo de nudos e hilos sueltos colgando por todas partes. No es nada atractivo, y parece que no hay ni pies ni cabeza en la obra. Sin embargo cuando lo volteas, puedes apreciar la forma en que el artesano ha entrelazado hábilmente cada hebra para formar una hermosa creación, al igual que en la vida de un creyente (Isaías 64:8).
                3) Vivimos con una limitada comprensión de las cosas de Dios, sin embargo, vendrá el día cuando conozcamos y entendamos todas las cosas (Job 37:5; Isaías 40:28; Eclesiastés 11:5; 1 Corintios 13:12; 1 Juan 3:2

Invitación

     A) En algún tiempo, tendremos estas interrogantes, mas sin embargo al estudiar la palabra bendita de nuestro Dios, podemos estar seguros que Dios está siempre viendo por nosotros, sus hijos, y quiere el bienestar Espiritual nuestro!

     B) Si después de escuchar el mensaje de Dios en esta hora, sigue cuestionando y preguntándose del poder de Dios y dónde El se encuentra, es mejor que reestructure sus preguntas de las siguientes maneras: ¿Dónde Estoy Yo? ¿Dónde está mi Fe y mi confianza en Dios?
                1) Isaias 55:8-9

     C) Necesitamos confianza en Dios (Hebreos 3:6, Hebreos 10:35-36)

                1) En la Oración (1 Juan. 5:14)

Por: Daniel B. Rodríguez

2,070 total views, 1 views today