La Iglesia de Cristo
Facebook

Facebook

Guía para Exhortar a una Iglesia de Cristo

Una Guía para Exhortar a una Congregación y a sus Líderes. Una Guía donde se muestra la autonomía de cada congregación.

Preámbulo del Traductor: En Diciembre 26, del año 1995, los líderes de la iglesia de Cristo en Temple, Texas junto con su evangelista, J. Ervin Waters, fueron cuestionados y exhortados por dos evangelistas porque había sospechas que estaban practicando la comunión abierta con hermanos que usan copitas y otros que usan vino en la cena del Señor. El Hermano J. Ervin Waters era uno de los hermanos más respetado en nuestra hermandad de los años 1930 al 1960. El hermano era muy inteligente, analítico y pronto para responder preguntas Bíblicas y era demasiado bueno en los debates públicos. Se decía que el que iba a debatir con el hermano Waters, tenía que conocer su material muy bien. Lamentablemente, en los años 1970 el hermano Waters se desvió por completo practicando la comunión abierta con las copitas y abrazó la idea ecuménica, la cual se cree que todas las iglesias “cristianas” denominacionales deben fomentar el amor y la comunión unas con otras.

Les comparto dos artículos escritos por dos Evangelistas que notificaron a la hermandad Americana del problema que había en la iglesia en Temple, Texas y su Evangelista. Lo notificaron a través de un periódico llamado: Old Paths Advocate (Defensor de las Sendas Antiguas), en Mayo y Julio 1996.

En Ingles (presione abajo)
http://www.willofthelord.com/wp-content/uploads/2013/09/OPA1996.pdf
  – pagina 51-53, página 76-80

El Propósito: Vivimos tiempo similares. No hay nada nuevo bajo el cielo. Lo que han sufrido nuestros antepasados, lo sufrieron los primero Cristiano. Algunos se iban a desviar, otros iban a perder la fe  y muchos otros iban a confundir casas enteras. Es el deber de cada Hijo/a de Dios estudiar su Biblia y no seguir el error ni al hombre. Sigamos a Dios para evitar estos problemas que sucedieron en la hermandad Americana.

Primer Escrito por Clovis T. Cook, Traducido por Daniel B. Rodriguez

“Poniendo las Cosas Claras” pagina 51-53.

Muchas personas que están interesadas y preocupadas, me han preguntado que les explique sobre la junta que el hermano Bill Harmon y yo tuvimos con la iglesia de Cristo en la calle Quince, en la ciudad de Temple, Texas el 26 de Diciembre, 1995. Lo hare de la mejor forma.

El Martes en la mañana, salimos de Wichita Falls, Texas en dirección a Temple, Texas para vernos con los varones de la iglesia. Fue una cita que habíamos programado un día antes. Llegamos a Plano, Texas para recoger al hermano Ervin Waters.

Llegamos a Temple y el hermano Waters empezó hacer los preparativos para la junta de la noche. Nadie puede entender el gozo que sintió mi corazón al saber que iba a ver estos hombres pronto, hombres  como Glen Jones y Ervin Waters, de los cuales los conozco desde hace 62 años.

Primero llegamos a un asilo de ancianos donde vivía la hermana del hermano Waters. Aunque ya había pasado mucho tiempo sin vernos, aun me reconoció y supo quién era.

Los hermanos habían preparado un buen lugar para la junta; era un lugar que usaban para sus convivios, etc. Algunos de los hermanos de Temple no pudieron estar a la hora que iniciamos pero llegaron después de su trabajo y se sentaban a escuchar la plática.

Después de una oración, iniciamos la junta explicando lo que creemos sobre la base fundamental para tener unidad y comunión. Estos hermanos nos aseguraron que nunca habían usado en su servicio de adoración, ni pensaban usar, vino en la cena del Señor, copitas, clases Bíblicas, etc. Mas sin embargo, el problema no era sobre estos problemas sino más bien, si se podía usar o dar parte en la adoración aquellos que lo practican. Nuestro plan no era pedirles que renunciaran a sus opiniones sino más bien, a sus prácticas. Les decíamos que según Romanos 14:22, debemos guardar la opinión para con nosotros mismos y para con Dios solamente. Él será el juez en todo asunto de opinión y prevalecerá la paz y armonía. Estaremos siempre en el lado seguro si nunca predicamos que podemos usar aquellos que difieren con nosotros y al abstenernos de usarlos por cualquier razón…

…No se dijo nada en esa junta que nos hiciera pensar de que ellos abogaban que estaba bien el participar con copitas, clases Bíblicas, o usar vino fermentado. Creo que siempre han creído que está mal el hecho de adorar de esa forma.

Su opinión era más que nada, que sí podían adorar juntos con aquellos que tienen diferentes doctrinas y darles participación en el culto de adoración, mientras no se levanten problemas por la diferencia de lo que creen. Ellos pensaban que así no ofendían a nadie. Ellos creían que porque tenían independencia y autonomía congregacional podían practicar tal acción sin tener problemas con otras congregaciones. Les explicamos que la “autonomía de la iglesia” no nos daba autoridad para usar aquellos hombres que se habían desviado de la verdad en cuanto a la adoración y al trabajo de la iglesia. No querían ofender a algunos y por eso le daban participación pero a la misma vez, lastimaban a otros por hacerlo. Lo que estaban haciendo era “hacer males para que venga bienes” Romanos 3:8. Les dijimos que no era correcto eso.

Después que habíamos hablado un buen tiempo, uno de los hermanos habló en voz alta y dijo, “Hermano Cook, no queremos que usted y el hermano Harmon, se vayan de aquí pensando que no le damos participación a los de las copitas porque sí les damos.” Les dije, “Entonces ustedes hacen cosas que el hermano Waters dijo que no hacían”. Para esto, había un tiempo en la iglesia de Temple que estaban en contra del hermano Waters cuando él hacia esto y les dijimos que ahora ellos estaban haciendo exactamente lo mismo. …

…Como tenemos alrededor de 500 congregaciones en los Estados Unidos, es nuestra firme creencia que esas congregaciones no estarían de acuerdo que se les de participación en la adoración publica aquellos que usan copitas, clases Bíblicas o vino fermentado. Esto crea una piedra de tropiezo para poder tener la unidad y comunión verdadera en el Cuerpo de Cristo, donde todos queremos estar…

… Durante la visita a Temple y la visita que me hizo el hermano Waters a mi casa hace tiempo, el problema que habia entre la hermandad y él era que él practicaba la comunión abierta y les decía “bienvenidos” aquellas congregaciones que se habían desviado de la verdad …

Les pedimos a los hermanos en Temple que dejaran de practicar esta acción y así poder estar en comunión completa, en paz, unidad y armonía tal como la teníamos por mucho tiempo.

… No existen palabras para expresar nuestra gratitud a estos hermanos por permitirnos juntarnos. La plática duró 3 horas y media en donde todos pudimos hablar…Que las bendiciones de Dios estén en este esfuerzo y en todos los que estuvimos envueltos – que haya más juntas como estas.

….Reportando Clovis Cook y Bill Harmon.

Palabras finales de Don L. King y Ronny Wade (hermanos muy respetados en la hermandad Americana y editores de la revista Old Paths Advocate): Algunas semanas atrás hablé con el hermano Cook y le pregunté si podía escribir un reporte de la junta que el hermano Harmon y él habían tenido con los hermanos en Temple, Texas y con el hermano Ervin Waters. Apreciamos al hermano Cook por escribir este reporte y estamos de acuerdo con él que el problema que se interfiere entre la hermandad y el hermano Waters es en general que no quiere aclarar su posición actual y practica sobre la comunión abierta. Lo puede hacer tan fácil al hacer un escrito. ¿Hermano Waters, está dispuesto en hacer esto? Los hermanos necesitan saber. Estaríamos muy contentos poder publicarle su declaración en esta revista para que este problema se puede arreglar de una vez por todas. Es nuestra oración que tome esta decisión.

 

Segundo Escrito por: Alan Bonifay, Traducido por Daniel B. Rodriguez,

¿Ha Regresado el Hermano J. Ervin Waters a la hermandad? http://www.willofthelord.com/wp-content/uploads/2013/09/OPA1996.pdf  –  página 76-80.

Hace un año atrás, en este tiempo, la voz se empezó a correr que el hermano J. Ervin Waters, de Temple, Tx había confesado sus pecados y se había restaurado a la comunión de la cual él se había apartado hace 25 años atrás. Hermanos de todas partes del país empezaron a preguntar sobre los hechos de este evento tan significativo. Era significativo porque muchos años atrás, el hermanos Waters era uno de los predicadores con mucha influencia entre nosotros. De hecho, en los años 1930-1950 el hermano Waters, junto con hombres de buena reputación como Homer A. Gay y Homer L. King, ayudó a defender a nuestra hermandad de los ataques de los hermanos de las copitas. Gradualmente se apartó de la fe, la cual defendía a capa y a espada. El apartarse de la verdad, causó mucho dolor a los corazones de muchos en todo el país. Tal como es el caso cuando un gran líder se desvía, el hermano Waters guio a muchos al error con él. Algunos se fueron a las iglesias que usan copitas y clases Bíblicas, otros al denominacionalismo, otros perdieron su fe. Muchos corazones fueron lastimados y al cuerpo de Cristo dejó muchas cicatrices muy profundas. Naturalmente, las noticias de que había regresado a la iglesia el hermano Waters causó que muchos se interesaran. Aquellos que habían vivido los dolores del pasado, tenían preguntas que tenían que ser contestadas. Desafortunadamente el hermano Waters no ha sido tan transparente al regresar a la iglesia. Muchos predicadores y líderes han intentado (aunque sin ningún éxito) hablar con él de los temas importantes. Como resultado, hay mucha confusión que a causado que muchas iglesias no saben si deben recibirlo, ya que no saben si se restauró. A la misma vez, algunos se han molestado porque otros quieren cuestionar la confesión que hizo. Con esto en mente, tengo dos propósitos:

  1. Tratar de aclarar el problema actual y proponer una solución al hermano Waters y a los líderes de cada iglesia, para que tomen decisiones sabias que protegerán y edificarán la iglesia.
  2. Pedirle al hermano Waters un escrito formal, claro y sin confusión respecto a su postura sobre el tener comunión abierta con las iglesias que se han desviado de la verdad. Al hacer este escrito, el hermano Waters podrá resolver cualquier confusión que haya sobre su confesión. Si él renuncia a su falsa creencia de que tales personas que se han desviado pueden participar en la iglesia, entonces todos podemos recibirle con gusto. Pero si permanece con su falsa creencia, entonces la decisión de nuestras iglesias serán más claras y podrán saber qué hacer.

Antes de todo, necesito aclarar ciertas cosas:

  1. Esta carta refleja mi propia opinión de acuerdo a esta situación de la cual creo que está basada a la luz de la Biblia y basada en la historia que sé de este caso.

….3. Aunque dé mi opinión sobre qué hacer, quiero respetar el principio Bíblico sobre la autonomía congregacional.

  1. También quiero respetar el principio Bíblico que todo creyente debe “amar a los hermanos”. (1 Pedro 2:17.
  2. No es mi deseo cuestionar los motivos del hermano Waters o de alguien más.
  3. Es mi anhelo y oración que el hermano Waters sea hallado fiel y que nuestra hermandad pueda continuar en amor y paz.

Después de dejar esto en claro, quiero que examinemos la antesala de este problema y serán en 3 áreas.

  1. El hermano Waters cuando se apartó de nosotros en el año 1970.
  2. El hermano Waters y sus dos confesiones recientemente.
  3. Dejar claro que el hermano Waters no quiere aclarar su posición actual sobre la comunión abierta con iglesias que están practicando cosas incorrectas.

También quiero examinar dónde está el problema. Mencionaremos ciertas cosas que han pasado desde que el hermano Waters hizo su confesión.

Quiero compartir una solución al problema la cual hará que abiertamente recibamos al hermano Waters de regreso a nuestra hermandad.

CUANDO SE DESVIÓ

En el año 1970 el hermano Waters no se fue de la iglesia para ir adorar con las iglesias que se desviaron de la fe. El hermano Waters, después que dejó la hermandad, no empezó a adorar incorrectamente. Ese no fue el punto de su partida. Después empezó a adorar incorrectamente tal como lo explicó en su confesión y eso sí era necesario confesarlo. Aceptamos su confesión de pecado (Lucas 17:3-4).

Tampoco el punto de su partida fue cuando hablaba mal de la iglesia y de la hermandad. Aunque al expresarse así era un pecado y por eso, el hermano Waters pidió disculpa, la cual es su segunda confesión. Por este punto, todos los creyentes deben perdonarlo tal como dice Dios (Lucas 17:3-4).

Mas sin embargo, el punto de partida fue cuando decidió abrir su campo de comunión para incluir a todo tipo de iglesias que se han desviado de la verdad y aceptar a cualquier persona que se ha bautizado. A mi entender, el hermano no ha hecho ninguna confesión por este pecado. En el artículo escrito en el año 1979, el hermano Waters dijo, “La última vez que vi a Alva Johnson (un predicador de las copitas) era aquí en San Ángelo, en el año 1962….siempre estuvimos en comunión y él lo sabía. Gracias a Dios”.

En las páginas 7 y 8 de un artículo que el mismo escribió, “La Forma de Tener Comunión”, el hermano Waters recomienda: Tratemos de reconocer cordialmente a aquellos hermanos que nos visitan a nuestras congregaciones, aun aquellos con diferente pasado, al permitirles que compartan en el servicio corporal y alabemos juntos de acuerdo a nuestros talentos y oportunidades. Invitemos a hermanos que están en el otro lado de la línea y que vengan a predicarnos. Pronto las líneas serán borradas (Fellowship Forum, Vol. 1, No. 2, Sept 1980).

No solamente el hermano Waters habló esta falsa doctrina sino también la practicó hasta que la aceptó y adoró con las iglesias infieles – para él, esas líneas ya estaban borradas. En los años 1970, en la congregación donde el hermano Waters trabajaba, invitó a Karl Katcherside a una serie evangelistica…estas fueron las razones para cortar comunión y asociación con el hermano Waters.

En Abril 1995, el hermano Waters hizo dos confesiones. Escribió: “Confieso que he pecado ocasionalmente al adorar incorrectamente, esto es, en donde se practica las copitas de la cena del Señor. He pedido perdón de esto. También pido perdón si he ofendido a cualquier hermano o a cualquier iglesia. Estoy arrepentido y pido recibir su perdón y el de Dios.”

Para aquellos que no habían estado contentos con la explicación que dio, el hermano Waters siguió escribiendo el 11 de Junio, 1995: “He escuchado que algunos no creen que mi declaración anterior fue suficientemente clara y comprensiva. Trataré de nuevo, esperando que no haya algunos “implacables” (2 Timoteo 3:3). Discúlpenme por cualquier ofensa que he cometido ya sea en palabra (verbal o escrito) o acción contra cualquier persona, hombre o mujer, viva o muerta y cualquier iglesia existente o que alguna vez existió, nacional o internacional que se sienta ofendida, pido disculpas. Me he arrepentido y he pedido perdón sinceramente.”

En la segunda confesión del hermano Waters, claramente ha confesado su pecado por haber adorado incorrectamente y por las cosas que ha dicho y escrito que fueron pecaminosas en contra de personas o congregaciones.

¿Estan los hermanos obligados en aceptar estas confesiones? La escritura nos dice que “Sí” (Lucas 17:3-4). Más sin embargo, como pudieron ver, no hizo mención en estas confesiones sobre la postura actual sobre el punto de la comunión abierta. ¿Cúal es su postura? ¿Aún sigue creyendo lo que predicó y practicó por 20 años? Consideren cuantos hermanos se apartaron de la fe por las enseñanzas del hermano Waters concerniente a estar en comunión con iglesias infieles. Creo que es una pregunta apropiada. Pero no obstante, como consecuencias de su postura, que todos supimos que tenía, creo que es una pregunta necesaria.

Ya que el hermano Waters ha hecho la declaración de admisión, muchos hermanos han preguntado sobre su postura pero lamentablemente no han tenido éxito.

El hermano Alton Bailey (padre del hermano Allen Bailey), quería saber más de la información sobre su postura de la comunión abierta pero el hermano Waters le dijo que cualquier pregunta sobre su persona que se las hiciera al hermano Gary Barrett de Wichita, Kansas.

Por cuatro meses, los hermanos Wayne McKaime y Ronny Wade intentaron hacer una junta para hablar sobre esta situación con el hermano Waters pero no se logró. Después de este esfuerzo, la iglesia de MacGregor, Texas hizo una carta a todas las iglesias dejándoles saber que no podían determinar con certidumbre que el hermano Waters había cambiado su postura sobre el tema de la comunión abierta.

En otra ocasión, mientras el hermano Water daba una serie en Waterford, California, el hermano Bennie Cryer lo contactó por teléfono para platicar sobre la situación. Lamentablemente el hermano Waters le contestó con una carta diciéndole que no tuvo tiempo y lo exhortó por sospechar de él.

En el mismo tiempo que sucedía esto, el hermano Allen Bailey se contactó con el hermano Waters por teléfono, tratando de preguntarle sobre su postura acerca de la comunión abierta. Se le preguntó tres veces pero el hermano Waters evadía la pregunta aunque, sí le llego a decir al hermano Bailey que deberíamos juzgarlo según sus hechos…

…Consideremos sus hechos después que ha hechos sus confesiones.

El hermano Waters fue a predicarles a la congregación de Waterford, California, una congregación que por todo el tiempo que el hermano Waters estuvo practicando el error con iglesias infieles aun le seguían dando participación. Esa iglesia de Waterford adora como nosotros, de acuerdo a la escritura pero ha invitado a predicadores de iglesias denominacionales.

El hermano Waters sigue asociándose y predicando en la iglesia de Cristo en la calle Lee en Houston, Texas de la cual surgió por una división ocurrida en la iglesia de Cristo en la calle Aurora (actualmente Fairbanks – 2018). Esta división fue precisamente por este mismo problema de la comunión abierta.

EL PROBLEMA

El problema no es si se deben aceptar las confesiones del hermano Waters o no. Esas se deben aceptar. Se le aplaude por hacer tal acción.

El problema no es si el hermano Waters tiene la intención de adorar con las iglesias que usan copitas, clase Bíblica o instrumentos. Él ha dicho que no lo haría ya más. Por esto, le damos gracias a Dios.

El problema es sobre la postura que el hermano Waters tiene sobre el tema de la comunión y sus hechos que se han mostrado teniendo comunión con iglesias que no están en nuestra hermandad ni en comunión con el Señor.

Cuando el hermano Waters declare su postura y demuestre con sus hechos que se ha alineado con la verdad y con Jesús, entonces lo recibiremos sin ningún problema. Por ahora, no lo podemos aceptar. Por ahora, solo lo juzgaremos por sus hechos (Mateo 7:15-20).

Queremos que el hermano Waters esté en comunión con la iglesia y sea hallado fiel por el Señor. Hasta que tome una decisión de acuerdo a las escrituras, entonces no podré hablar a favor del hermano Waters que sea aceptado y usado en el culto de adoración.

AUTONOMIA CONGREGACIONAL

Tan pronto que algunos hermanos empezaron a cuestionar las confesiones del hermano Waters e indagar sobre sus confesiones, muchos de los que lo querían y lo apoyaban, pusieron el grito al cielo quejándose que era incorrecto cuestionar las confesiones y que se violaba la autonomía de la iglesia. Por cierto, es necesario notar que Jesús cuestionó a Pedro, tres veces por su arrepentimiento en Juan 21:15-17).

La autonomía congregacional es un tema importante. La autonomía significa no tener ninguna sede terrenal para la iglesia del Señor. Literalmente, significa gobernada por sí misma y la idea es que cada iglesia es gobernada por si misma bajo la autoridad de Jesucristo en la Biblia y administranda por los líderes, maestros, evangelistas y/o ancianos.

Más sin embargo, cuando se saca la espada de la autonomía congregacional, se debe mencionar que esa espada es de doble filo. Es verdad que de acuerdo a la palabra de Dios, no existe una organización más grande que la congregación local. Esto es lo que nuestra hermandad cree. Lo que esto significa es que una iglesia local puede tomar cualquier decisión que quiera y no habrá nadie que pueda hacer algo al respecto. Si la iglesia en Temple, Texas decide darles participación a hermanos de las copitas o personas de otra denominación, no existe un método Bíblico para que miembros de otras iglesias obliguen o ya sea forzar que cambien sus prácticas. Pero cuando una congregación toma esas decisiones, tiene que saber que existen otras congregaciones y personas que también tienen autonomía. Una congregación autónoma no está obligada de aceptar en trabajar con tal congregación que tomó decisiones incorrectas. Las personas no están obligadas a congregarse en iglesias que han tomado decisiones anti-bíblicas.

El punto es que una congregación puede decidir caminar en una dirección diferente al patrón Bíblico y nadie la va a detener. Pero también nadie está obligado en aceptar y seguir ese mismo camino.

Aquí es donde entra el principio que requiere que ambos, las personas y las congregaciones, amen a la hermandad. Así que, cuando una congregación autónoma o una persona individualmente se aparta del patrón Bíblico, entonces los líderes y predicadores de otras congregaciones de nuestra hermandad tienen el derecho de advertir a los hermanos en todas partes con el esfuerzo de prevenirlos que sean guiados al pecado.

El hermano Waters puede hacer lo que le parezca mejor… Las congregaciones que lo acepten pueden hacer lo que les parezca mejor, pero aquellos hermanos fieles, aquellos líderes, predicadores y congregaciones fieles pueden rehusar el aceptar el comportamiento del hermano Waters y aun reusar aquellas iglesias que lo apoyan y lo dejan predicar. Aquellos hermanos fieles pueden advertir a la hermandad del error y haciendo eso, no se viola la autonomía de nadie.

Lo que realmente sucede es que en veces, cuando una congregación toma decisiones incorrectas y se le exhorta, por esas malas decisiones, empieza a dar el grito en el cielo diciendo que tienen autonomía para hacerlo. Lo que realmente debe hacer esa congregación es analizar la exhortación y si es válida Bíblicamente, entonces deben arrepentirse. Si no es válida, entonces deben de continuar haciendo lo que les parezca mejor, aunque sabemos que pueden pagar un costo muy alto.

Simplemente no se viola la autonomía de la iglesia cuando hermanos rehúsan y notifican públicamente, en privado, o a través de un escrito las acciones o enseñanzas de algún hermano o congregación que se está desviando. Tal acción se hace por amor a la hermandad.

EN RESUMEN

El punto es que hasta ahora, el hermano Waters ha fallado en aclarar su postura sobre la comunión. Este punto es esencial porque fue por lo que sufrimos hace muchos años atrás. No es suficiente que diga que ya no está haciendo lo incorrecto. La cuestión es que aún sigue estando en comunión con congregaciones que no son de nuestra hermandad.

Si el hermano Waters aclara su postura y se mantiene firme en la verdad, entonces los hermanos pueden y deben recibirlo. Si sigue rehusándose a dar explicación de su postura, entonces no debe ser recibido. Hasta este momento, la posición del hermano Waters es la misma que tenía el día que se desvió. Si así no es, que lo declare abiertamente.

Aquellas congregaciones que acepten trabajar con el hermano Waters están en su derecho, como también aquellas congregaciones que rehúsan trabajar con esas congregaciones que lo aceptan. Debemos recordar cuantas almas se perdieron por los problemas que el hermano Waters introdujo hace 20 años. Ya no perdamos más personas sobre si recibirlo o no.

Dejemos que el hermano Waters demuestre su arrepentimiento al aclarar humildemente su postura para que podamos responder apropiadamente.

Que Dios esté con el hermano Waters mientras contempla estos asuntos y que Dios este con todas las iglesias locales y sus líderes mientras deciden qué hacer respecto al hermano Waters. Se aconseja que cada uno de ustedes tome una decisión ya que el hermano Waters está mandando cartas a hermanos que no saben de su situación y les está pidiendo que lo dejen predicar y hacer series. En este momento, no puedo recomendar o aconsejar que acepten su invitación, hasta que el hermano Waters cambie su postura sobre el punto de la comunión.

Gracias por considerar paciente esta situación. Que el amor y la paz de Dios esté en el corazón de sus hijos.

Reportando – Alan Bonifay

Palabras finales de Don L. King (hermano muy respetado en la hermandad Americana y editor de la revista Old Paths Advocate):  Este artículo, escrito por nuestro hermano Alan Bonifay, también apareció en la revista de nuestro hermano Smith Bibbens llamada, “Christian’s Expositor” (El Expositor Cristiano). Queríamos unir el escrito de nuestro hermano Clovis Cook y su esfuerzo en ir a Temple, Texas para beneficio de los lectores.

170 total views, no views today